PORTADA    ACTUALIDAD    DIRECCIÓN    ORGANIZACIÓN    RRHH    FINANZAS    PRODUCCIÓN    FISCALIDAD    NET    OCIO    CARTAS    DEBATES

   Noticias > finanzas

 
  Ya está aquí la crisis económica… y después ¿qué? (y III)
25/11/2008


  Amplio reportaje que ofrece una explicación de la crisis económica mundial y sus causas, e incluye l
[Vea aquí la II PARTE DE ESTE REPORTAJE]

¿LA CRISIS… HASTA CUANDO?
Ni yo ni nadie puede saber ni predecir con un mínimo de fiabilidad lo que la crisis va a durar. Me lo preguntan, cada vez más, mis clientes. No lo sabemos. Y tampoco lo saben los gurús del pensamiento económico. En realidad, los economistas estamos ahora tan despistados como los demás. Todos hemos sido intoxicados con información no fiable, transmitida por los canales de los medios de información. Me refiero al exitazo de ese mundo que estamos comentando y que ahora está en entredicho. Sistema financiero mundial, especulación, voracidad bancaria, cultura del pelotazo, etc. Todo eso, ahora vemos y leemos en periódicos, emisora de radio y programas televisivos, que se tambalea. Nadie tiene ni idea de lo que a durar la crisis actual. Más aun, nadie sabe a ciencia cierta hasta donde va a penetrar en las sociedades y en las economías de cada país esta situación. No nos engañemos, si estamos en la punta del iceberg, si vamos a una profunda recesión, si esto se acaba en la primavera o el verano del 2009…no pasan de ser meras conjeturas mirando la bola de cristal. Va a depender de las medidas que se tomen y de su eficacia y esto no tiene nada que ver con las buenas palabras y deseos de la clase política. Y al llegar aquí no deja de ser llamativo la alergia que la tal clase política española muestra hacia la elaboración y concreción de un plan económico, con amplitud de medidas de todo tipo, debidamente consensuadas, para intentar atajar y salir pronto de la crisis. Eso sí con sacrificio de todos, como siempre se han hecho estas cosas cuando ha habido cabeza y deseos de hacerlo. Con sacrificio de los de arriba y de los de abajo, del empresario y del trabajador, del concejal y del ministro. Y por supuesto, elaborando una regulación muy fuerte para crear un marco que haga regresar a la banca a lo tradicional, a lo de siempre: a coger dinero del ahorrador, a prestar dinero a quien lo necesite y a ganar un diferencial tan justo como equitativo con las otras patas del banco de la economía. Pienso que hay un lastre en esa clase política a la que le suena feo, por el pasado, eso de los planes económicos llámense como se llamen.

Y puesto que no sabemos ni la duración ni intensidad de esta crisis, en concreto en mi país, ¿no sería ya hora de buscar consensos y buscar soluciones entre todas las partes implicadas? ¿No será ya hora de condenar definitivamente la cultura del negocio fácil y el beneficio rápido y devolver al trabajo y al ahorro su lugar en la economía, manteniendo el capital en su sitio, sin que se salga de madre?


CULPABLE: EL CAPITALISMO NEOLIBERAL SALVAJE
Aquí llego, desgranando mis pensamientos, tras los pasos seguidos en los párrafos que anteceden. Pero advierto, nada que ver con la ideología marxista, felizmente enterrada, con su permanente lucha de clases abierta que llevó a muchos países al suicidio colectivo. Ni tampoco con una socialdemocracia con demasiadas tendencias estatalizadoras, intervencionistas y de trabas en el libre mercado. Creo firmemente en la economía de mercado y en las posibilidades de un mundo abierto a la empresa, al comercio, a la producción y a la propiedad privada. Y a un mundo de libertades y de libertad. A un mundo en democracia.

Ahora bien, un peligro acecha siempre al capitalismo como sistema económico. Se trata de que éste se mueve por los intereses y las ambiciones individuales cuya suma debe llevar al máximo interés de la colectividad. Pero esto nunca podrá ser en términos absolutos, nunca podrá carecer de barreras y límites. Si dejamos que todos nos movamos por el máximo provecho e interés personal, el máximo egoísmo, no podremos evitar nunca que haya quienes busquen únicamente su enriquecimiento personal hasta llegar al como sea. No se podrá evitar llegar a la situación a la que hemos llegado y que hemos comentado a lo largo de este artículo. Sin límites al capitalismo, como propugnan los neoliberales extremistas, los que están en el capitalismo salvaje que ha asolado el mundo, en especial en la última década, no hay solución al distanciamiento, cada vez mayor, entre ricos y pobres, entre países desarrollados y subdesarrollados. La sociedad se fracciona, barrida por el egoísmo, la insolidaridad y el individualismo. Y además, sufre la borrachera constante del consumismo que al final ni la hace más feliz ni la lleva a ninguna parte.

Creo, por tanto, que es hora de que los gobernantes, las autoridades económicas, los políticos y las Organizaciones empresariales y sindicales formen un frente común para ponerle coto a los excesos y lagunas legales y fiscales de este capitalismo salvaje, por extremo y sin límites, que tenemos encima. Y, en medio de todo esto, ponerle límites, también, al sistema financiero. Es decir controles y normativa reguladora y fiscalizadora. Para eso están los Bancos Centrales y no para asiento bien remunerado de políticos en su segunda edad.

Todo lo anterior no son sueños ni delirios de una noche de verano. Comienzan a oírse ya voces en esta dirección. Y eso pese a que los potentes lobbies que pululan por Washington, por Nueva York, por Bruselas y por doquier trabajan incesantes, en la sombra como siempre, para evitar ese tipo de salidas a la crisis. Y son capaces de lograr otras como entregar dinero a la banca sin control ni regulación alguna. Frente a esto, es bueno recordar la figura del venerado y querido Juan Pablo II cuando hablaba al mundo, hace años, en esta dirección. En la de evitar que el capitalismo caminase por la senda de un liberalismo sin control, dejando legiones de gentes cada vez más alejadas, precisamente, de ese bienestar presuntamente buscado por el sistema. Máxime, si tenemos en cuenta que bienestar no solamente es tener televisor, DVD y un buen coche. Pero esto del bienestar, nos daría para otro documento como éste y queda para otra ocasión.


¿Y DESPUES… QUÉ?
La crisis durará más o menos, pero el mundo saldrá de ella aunque sea con grandes apreturas y por espíritu de supervivencia. Nadie sabe lo que puede resistir el ser humano, apretándose colectivamente el cinturón. La crisis pasará y dejará el camino regado de cadáveres: empresarios, directivos de la banca, políticos, trabajadores…¡Que sean los menos posibles!

El después será, en mi país, lo que los españoles seamos capaces de hacer. Si todos logramos convencernos, por las buenas o por las malas, por la situación de crisis que pasemos, de que hay que volver al mundo de los valores (el trabajo, la amistad, la lealtad, el sacrificio por la familia y por los demás, la solidaridad, la educación bien entendida, la generosidad) y de que tenemos que ponerle un límite al beneficio del capital (y aquí incluyo de forma específica a la banca), de que, en suma, hay que regresar a la senda perdida hace una década, más o menos, podremos respirar tranquilos. Todo habrá pasado y habremos aprendido de la crisis. Lo peor sería más de lo mismo, volver a caer en los mismos errores. Sería suicida para todos. Para el sistema bancario, para la famosa confianza, para la clase política, para el sistema económico de libre mercado y hasta para las democracias. Y por cierto que a éstas también les hace falta ser conscientes de que el exceso de libertad o libertad mal entendida está llevando al libertinaje en muchos casos. Conviene recordar de nuevo que la libertad de cada uno termina en donde comienza la libertad de los demás. Luego, no es ilimitada, es decir hay normas que cumplir en pro de la convivencia pacífica de unos con otros en sociedad. Apliquemos el sentido común: si todos funcionamos sin límites, estamos en la selva. Si algunos van por la vida sin límites, mientras el resto va perdiendo libertades por tener cada vez más barreras y carencias, vamos hacia el caos y la muerte de los sistemas democráticos actuales.

Manuel Díaz Aledo
Economista Auditor y Consultor de Empresas
Gerente del Grupo Multimedia Dyal Net

[(I PARTE DE ESTE REPORTAJE)]

(comentar noticia)
 
 








NOTICIAS RELACIONADAS
 
FINANZAS
25/11/2008
Ya está aquí la crisis económica… y después ¿qué? (II)

FINANZAS
25/11/2008
Ya está aquí la crisis económica… y después ¿qué?

 
 

MÁS NOTICIAS
 
DIRECCIóN
19/09/2011
Cómo ser más competitivos: ejemplo práctico

RRHH
14/03/2011
Valoración de nuestro cuestionario de estimación de la capacidad de liderazgo

RRHH
28/02/2011
Cuestionario test de estimación de la capacidad de liderazgo

DIRECCIóN
08/02/2011
El gerente y la creatividad

FINANZAS
25/01/2011
¿Cómo aplicar la Ley de lucha contra la morosidad?

NET
12/01/2011
Gerenteweb.com, ahora en Facebook

DIRECCIóN
23/12/2010
La negociación en la empresa

 
 
GerenteWeb.com es una publicación ideada por Dyal  

Contacto | Nota legal | Quiénes somos | Publicidad

© GerenteWeb.com